martes, 6 de diciembre de 2016

MI GREMLIN PARTICULAR

Ayyyyyyyyyyy! Qué gracia hacen cosas como la que me acaba de pasar!!! Tenía yo mi medio post escrito de anoche con la intención de acabarlo justo ahora y bufff!!! No me preguntéis qué he hecho ni a dónde le he dado pero ha desaparecido😓. Qué manazas que soy, madre mía!!! Pero don't worry!!! El asunto en cuestión no lo he olvidado,,, más quisiera yo! Os hablaba yo de un post que puse hace año y poco sobre un síntoma que tenía en aquel momento...


Ahí hacía un breve resumen de esos encantadores espasmos que me daban en el estómago, barriga y por esos andurriales. Majísimos ellos. Leed el post si queréis descubrir lo majos que podían llegar a ser que no es cuestión de repetirme. Si no queréis, pues nada, yo no me voy a chivar, en serio 😉. Pero os cuento cómo empezaron y el neuro me tuvo que mandar medicación. Grandiosa! Estuve sin dolores ... 6 meses. Tras ese tiempo, me tuvo que aumentar la dosis y iujuuuu! Volvieron a quedarse dormiditos! Otros 6 meses. Tengo la intuición de que es un síntoma insistente. Hubo otra subida de dosis que, adivinad! Cuánto tiempo tardaron en volver a llamar a la puerta? Exaaaacto! Parece guasa pero me temo que no. Justo ahora estoy en ese intervalo espasmos-aumento de medicación. El problema es que esta vez, hace ya tiempo, no llamaron exactamente a la puerta... yo diría que más bien la aporrean insistentemente y ya no son tan majos. Bueno, para ser sincera, nunca lo fueron. Esos momentos tan íntimos de dejarme sin respiración. O esos otros de provocarme náuseas. O aquellos, mejores aún, de entremezclarse tanto con diversos dolores y sensaciones gastrointestinales hasta llegar al punto de no saber distinguir qué es lo que te duele, molesta, qué te ocurre... Una maravillosa gama de posibilidades en toda regla. Nunca os enseñaron en el cole, en dibujo, plástica o como quiera que llamaran a la asignatura ésa en vuestra época, eso de marcar con la punta de un lápiz los diferentes tonos entre blanco y negro, con todos sus grises? Una barbaridad de grises no? Pues más variantes aún de posibilidades con estos espasmos y sus efectos!

Esta diversidad la supero yo en un día! Qué birria!






El caso, que se han convertido, no ya en espasmos sino en mi gremlin particular. Algo así como un tamagochi.   Los recordáis? Empezaban de peques y si los cuidabas bien, les dabas de comer, los ponías a dormir y todas esas cosas iban creciendo y... no puedo decir mucho más porque los míos solían tener una vida breve, porque ya dicen, lo bueno si breve, dos veces bueno, no? Vale, por eso y porque era un coñazo! Pero a mi gremlin parece que lo cuido como para que me den el premio a madre del año, mínimo! Ya en esta tanda entre la última subida de dosis y la próxima, si es que aguanto hasta revisión, que eso está por ver, mi gremlin se ha hecho fortachón y potente; todo un hombretón que más de una... y de dos... y de tres... noches, cuando estaba yo sumida en un dulce y profundo sueño rodeada de estrellitas, nubes esponjosas y osos amorosos... ahhh! y arcoiris!!! algo desconocido me ha despertado y qué ha resultado ser? Justo. Mi gremlin. Que no es por nada, pero los osos amorosos son más monos y cariñosos que él, no es por despreciar. Pero es una realidad. 

 

Y creo que con estas dos fotos, todo queda dicho... Quiero volver a sentir mi estómago/barriga como siempre!!!! Vamos, no sentirlos, que es lo suyo. Y poder soñar siempre con mis amigos los osos sin que nos despierte esa cosa tan fea!!!!!!!!!! Si llega ese día, ya os avisaré....